La conversación más poderosa para no entrar en las carencias emocionales

Todos los días mantenemos conversaciones internas con nosotros mismos. Lo primero que debemos hacer es distinguir y tener presente lo que soy y lo que hago.



Saber ¿Cómo está mi autoconocimiento y la creencia que tengo de mí mismo?, es decir identificar cuánto me conozco, ¿Cuánto estoy en contacto con mi verdadera identidad?, porque muchas veces puedo tener una idea equivocada de mi propia identidad. Constantemente recibimos variados estímulos del exterior y empezamos la comparación de lo que hago con lo que observo en revistas, películas, series, y cuestiones estimulantes que me pueden decir que eso es lo normal, y como me veo muy lejos de eso, entonces surge la sensación de sentirme inadaptado o incómodo conmigo mismo.

Hoy en día ante tanta información recibida por diversos medios, se evidencia cierta presión social, por lo tanto, es prioritario trabajar en un proceso profundo de auto aceptación, para lo cual es realmente necesario conocernos muy bien. De esta manera será más fácil tomar decisiones importantes en la vida.

A partir de lo anterior puedo decir que la conversación debe ser la curiosidad, debe estar basada en preguntas como las siguientes:

¿Qué quiero?, ¿Quién soy yo?, ¿Por qué soy así?, ¿para qué soy así?, ¿Qué me motiva?, ¿Qué no me motiva?, estas son preguntas que nos permiten dinamizar el cambio.

Por otro lado, surgen otras preguntas que nos llevan a reconocer ¿Cómo puedo compensar situaciones que no tengo en mi vida? y ¿Cómo puedo a través de caminos adecuados encontrar eso que estoy encontrando mediante caminos inadecuados?, la búsqueda del bienestar siempre será una opción, sin embargo, lo que está mal es el camino inadecuado que decidimos seguir con las adicciones.

El consumo de sustancias es peligroso, pero es aún más peligroso estar atorado emocionalmente y además consumir sustancias, osea lo que te puede generar adicción es la carga emocional que traes en tu interior, así mismo las personas con quien te juntas, y las relaciones tóxicas.

Una posibilidad de ayuda y mejora es la conversación, Cualquier conversación es terapéutica y requiere tener del otro lado un interlocutor que te permita reflexiones para profundizar y entender que una persona que te invita a perjudicarte o a tener experiencias negativas o a dañar tu mente o tu espíritu, no es la mejor opción para pasar tu tiempo.

Rodearse de personas positivas, que te respeten, que te empoderen, te hagan sentir especial e importante es fundamental para tener siempre experiencias y conversaciones saludables. Después de estas conversaciones podemos inferir que la adicción empieza en la necesidad de cubrir nuestras carencias con lo que sea. Por lo tanto, es importante llenar esos huecos emocionales con el amor, el amor propio, el amor a la vida y el amor a los demás.

¿Cuántas decisiones equivocadas hemos tomado, cuando sentimos ausencia de amor?, supongo que muchas, las adicciones pretenden llenar un vacío que con el tiempo solo se va haciendo más grande y peligroso alimentado por la inconsciencia, cubierto por la ignorancia y justificado por el ego.

Así que es preciso reconocernos a diario, tomas mayor consciencia de nuestra vida y buscar siempre con quién obtener conversaciones sanas llenas de amor que nos permitan siempre tener una vida feliz y saludable, en búsqueda del logro de nuestros sueños.

64 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo